Entre el 28 de octubre y el 03 de noviembre el sitio web de la Presidencia de la República estará recibiendo mantenimiento, por lo que se podrían presentar interrupciones en el servicio. Ofrecemos las disculpas por cualquier inconveniente que este mantenimiento pueda causar.

Presidente a Astradomes: “El trabajo que ustedes realizan no se queda en las mujeres de su organización, ha impactado a miles en todo el país”

  • Esto sucedió en un encuentro entre la Asociación de Trabajadoras Domésticas (Astradomes) y el Presidente de la República, Carlos Alvarado; la Ministra de Condición de la Mujer, Patricia Mora; el Ministro de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), Steven Nuñez; y el Presidente Ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).  
    • La reunión se dio en el marco del segundo aniversario desde la aprobación del reglamento de aseguramiento de trabajadoras domésticas que, según datos de la CCSS, ha mostrado un importante aumento en la cobertura. 
    • Las trabajadoras expresaron su preocupación sobre temáticas como cumplimiento de ese reglamento, monto del salario mínimo para este oficio y otras necesidades como capacitación. 

    En el segundo piso de una casa en Curridabat que funciona como la sede de la Asociación de Trabajadoras Domésticas (Astradomes), el Presidente de la República, Carlos Alvarado; la Ministra de Condición de la Mujer, Patricia Mora; el Ministro de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), Steven Núñez; y el Presidente Ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), se reunieron con una treintena de mujeres que se dedican a este oficio.

    El encuentro se dio en el marco del aniversario de dos años desde que se aprobó el reglamento de aseguramiento de trabajadoras domésticas que se aprobó con el fin de facilitar y agilizar ese proceso. 

    En el espacio, las trabajadoras domésticas expresaron a los jerarcas sus preocupaciones e incluso le entregaron una carta con solicitudes al Presidente Alvarado. Algunos de los puntos tenían que ver con capacitación de las personas que forman la Asociación, apoyo para las acciones de este grupo, y otras con la situación laboral de las trabajadoras en general, específicamente en el tema de salarios. 

    En una conversación que se extendió por dos horas, en la que participaron tanto los jerarcas como una gran parte de las asistentes, Macaya aprovechó para recordar los éxitos alcanzados hasta el momento tras la implementación del reglamento para asegurar a esta población y cómo la cobertura se ha elevado. 

    “Antes del reglamento, se registraba un promedio de 204 inscripciones mensuales de patronos de servicio doméstico, toda ellas, bajo un modelo presencial. Sin embargo, entre agosto de 2017 y mayo de 2019, se han registrado un promedio de 401 inscripciones, lo cual significa un aumento del 96% respecto de lo registrado antes”, explicó el jerarca. 

    Se estima que el crecimiento promedio mensual de aseguramiento ronda el 15% de la población objetivo. Para la Organización Internacional del Trabajo (OIT) este esquema de aseguramiento es innovador para ampliar la cobertura de estos grupos, incluso lo incorporó dentro de las 100 experiencias exitosas de protección social universal en una de las publicaciones recientes efectuadas por ese organismo multinacional.

    “Esta reforma que se ha implementado en el aseguramiento de trabajadoras domésticas, realmente ha sido un éxito” sopesó Macaya. 

    Mientras tanto, algunas de las mujeres, como la fundadora de Astradomes, Rosita Acosta, celebraron el reglamento pero llamaron la atención en el reto que existe para ampliar aún más su aplicación.  

    La ministra Mora les dio la razón, reconociendo la necesidad de fortalecer acciones para que lo que dice el papel, se cumpla en la realidad. “Este es un país que quiere que se respeten los laborales, hay que honrarlo respetando el trabajo decente. Entendemos que no se está cumpliendo del todo lo que este país con mucho esfuerzo ha logrado poner en papel, ustedes realizan un trabajo que esta sociedad no valora”, reflexionó. 

    “En el pasado hemos hecho cosas que creo que han sido buenas e importantes para mejorar la condición de las mujeres trabajadoras domésticas, ustedes como organización luchan por un grupo de personas enorme y eso es un aporte muy importante”, afirmó el Presidente al reconocer la labor de Astradomes para impulsar políticas que beneficien a todas las personas que se desarrollen en ese sector.  

    Al avanzar la conversación, el  mandatario también fue claro en la necesidad de fortalecer las acciones realizadas con este grupo, solicitó a sus jerarcas hacer campañas informativas sobre los derechos de esta población, fortalecer el trabajo de inspección laboral, y dar seguimiento a las acciones en cuanto al salario mínimo. 

    Salario mínimo y acciones a futuro 

    Astradomes cuenta con unas 2000 afiliadas, 500 de las cuáles son las más activas. Según María del Carmen Cruz, presidenta de la Asociación, la mayoría coinciden en que su mayor problema es uno: el salario mínimo. 

    Este rubro para las trabajadoras domésticas es uno de los menores, es por esto que desde hace un tiempo el MTSS decretó la necesita de que cuando se dan aumentos de salario, los de este sector son mayores. 

    Según explicó el ministro del MTSS, Steven Núñez, la intención es seguir trabajando en esa ruta. “Recientemente tuvimos otra resolución en beneficio de las trabajadoras domésticas. Logramos un primer acuerdo que dice que se va a cerrar la brecha para que lleguen al salario mínimo”. 

    El jerarca explicó que se van a seguir realizando aumentos superiores con un monto fijo en los próximos años y que dentro de 5 “se va a hacer una revisión para ajustar el salario y cerrar esa brecha”. 

    Núñez también aprovechó el espacio para hacer un llamado a las trabajadoras a aprovechar las herramientas en línea que ofrece el MTSS en su página y que les permite realizar consultas por este medio sobre injusticias que puedan estar sufriendo de parte de sus patronos. 

    Finalmente, el presidente Alvarado se comprometió a coordinar otro encuentro en el plazo de un año para dar seguimiento a los temas conversados y revisar los avances en materia de derechos de esta población.

    ]]>